Tag

meeting planner

Browsing

Se trata de un término relativo a los negocios sustentables que pone a los organizadores de eventos en la mirilla a la hora de trabajar para clientes que buscan el triple resultado, es decir, satisfacerlos tanto económica, social y ambientalmente. A tomar nota porque esta es la nueva tendencia.

Puede que hayas notado que cada vez tenemos más destinos turísticos sustentables, que los hoteles empiezan a catalogarse como tales y que el eco-turismo ya no es una moda, sino una tendencia, una forma de vida para muchos. ¿Creías que esto pasaría inadvertido para los meeting planners? Pues no. Veamos qué se viene y cómo trabajar con ello.

Triple bottom line” es una expresión de deseo aún, un mero término que acunaron los negocios sustentables y que referencian a las empresas que se desempeñan de esta forma tanto en lo social, lo económico y lo ambiental. Estas empresas ostentan informes de sustentabilidad,  pero los mismos son totalmente voluntarios por lo que nada obliga a que las compañías del mundo pongan la responsabilidad social corporativa como leitmotive de sus eventos.

¿Por qué deberíamos estar en tema? No sólo porque es lo que se viene, sino además, porque en el hacer veremos que ofrecerá más beneficios para quienes nos contraten, sólo debemos poner un poco de esmero en planificar eventos de este tipo.

En este sentido, siempre es conveniente indagar en las entrevistas preliminares si la empresa que nos está contratando tiene este perfil. Por lo general, serán ellos los que nos anticipen este dato que es crucial para todas las contrataciones de servicios que siguen, pero nunca está de más asegurarnos de que esta información no aparecerá mágicamente cuando ya estamos a mitad de camino.

Encontrar la locación que respete estas indicaciones puede resultar difícil para aquellos que lo hacen por primera vez, pero la realidad es que esta tendencia está cada vez más en auge en ciertos destinos, más que en otros. Si un cliente nos pide respetar a rajatabla esta indicación, evaluemos si no es conveniente proponerles un destino adecuado en donde todo se ajuste al servicio de la triple cuenta de resultados.

Además, cuando hablamos de hacer negocios en entornos sustentables existe el mito de que los costos son más elevados porque hay que utilizar recursos que no son fáciles de conseguir: desde el catering hasta las instalaciones al aire libre. Puede que sea un gran desafío, pero plantearnos una negociación para lograr el mejor precio para una reunión sustentable, es el reto por lo que debemos pasar ahora, y desterrar ese mito.

No te subas a la “onda verde”

Cuando los meeting planners nos subimos a la onda verde dejamos de ver todas las opciones de negociación que tenemos alrededor. Pensalo así, tenés el paso sin necesidad de frenar, todo sale correctamente y llegás a tiempo con todo para que en el destino te bajes de ese auto y empieces con otra cosa. Es lo que sucede cuando creemos saber todo lo hay que hacer, casi de forma automatizada.

Las reuniones sustentables no tienen “onda verde”. No se tratan de eventos en donde conformamos al cliente con alimentos saludables al aire libre y nada más. Como todo lo que encaramos en nuestra maravillosa carrera, estos eventos también requieren que los pensemos hasta en lo más mínimo.

Organizar un evento con una propuesta “triple bottom line”, entonces, nos debe remitir en pensar las personas en forma individual para ofrecerles la experiencia más gratificante que hasta el momento hayan tenido, lo cual convertirá a una reunión de negocios en un momento de disfrute.

Hacerlo sustentable

¿De qué se trata el evento? ¿Cuántas personas asistirán? ¿Cuáles son sus gustos alimenticios? ¿Son cuidadosos con sus horas de sueño, de esparcimiento y de alimentación? ¿Asisten a este evento con agrado? El cuestionario puede ser infinito, pero todos estos datos nos acercarán a la mejor oferta.

Busquemos un destino acorde a un evento sustentable. Un lugar libre de ruidos molestos y en donde los horarios sean flexibles. Los momentos de atención deben ser cortos y abiertos, permitiendo que los asistentes  puedan conectar individualmente entre sí, si lo requieren.

Ofrezcámosle comida fresca y local, orgánica y nutrida en vegetales. Organicemos un programa de actividades, mayormente al aire libre, y con luz natural, favoreciendo los momentos de descanso, de respiración y meditación.

No propiciemos las acciones de marketing tradicionales. La folletería, lapiceras, pines y hasta las pantallas led publicitarias se pueden reemplazar con personas entrenadas para  que dialoguen con los asistentes y resuelvan sus consultas. Propiciemos el diálogo, el tono de voz suave y pausada, el entendimiento y la tolerancia.

Si todo esto sucede en un lugar convencional le estaríamos restando peso al mensaje, por lo que es conveniente que conozcamos que cada vez hay más hoteles con espacios propicios para este tipo de eventos, en  caso de que haya que hacerlo sí o sí en un hotel.

Organizar reuniones en donde nuestra mirada está puesta en las personas, en el planeta y en las ganancias tiene un plus fortalecedor para nuestro trabajo, y es que además estamos tomando un rol activo que se multiplica por la cantidad de asistentes que están, en ese mismo momento, respetando el medio ambiente y respetando la salud de cada uno.

Tremendo compromiso no debiera ser sólo una tendencia, propiciemos que sea un fenómeno destacable y digno de imitar.